Un marco espectacular para recibir el Mundial de Snow Vóley en Bariloche
27 julio, 2019
Rionegrinas sobrevivientes de cáncer fueron oro en Panamá
29 julio, 2019
Compartir

Quienes pasaron por las escuelas industriales van a recordar las siguientes imágenes: lima en mano, morsa de banco, y prototipo de martillo o pico de loro,… y a la limar. Horas y horas de limar y limar. Dos por tres, cuando el profesor nos veía cansados o dispersos por la monotonía de la tarea, se paseaba por cada puesto en el taller munido de calibre, nivel y escalímetro; y media las piezas mientras enseñaba a manejar esos instrumentos. Cada tanto, pegaba el grito: ¡Acá no se saca viruta al fierro! ¡Acá se A-JUS-TA!….

Las imágenes vienen como anillo al dedo para analizar la coyuntura político electoral de Viedma, Capital de la Provincia de Río Negro. Todos los sectores políticos están limando asperezas y ajustado. Al punto que de tanto limar, lo que de entrada iba a ser la disputa electoral de un tridente partidario (Juntos Somos Río Negro, Cambiemos o sus variantes, Frente para la Victoria o de Todos), se transformó en un archipiélago insondable.

No nos atrevemos a anticipar nada. Todas las sospechas fueron o confirmadas o derribadas en la semana que pasó. Por lo tanto, de aquí al 12 de agosto – fecha en la que deben presentarse los candidatos -, sólo nos limitaremos a describir el cuadro.

Bueno; vamos…

En el peronismo, aparentemente, la sucesión de desencuentros desembocó en la confirmación d ella candidatura de Evelyn Rousiot a la intendencia. Ahora, la concejal, estaría abocada a la tarea de convencer, juntar, “limar asperezas”, “ajustar”; con el resto de los sectores que hacen al Partido Justicialista, a lo que supo ser el Frente para la Victoria, y al actual Frente de Todos.

Hay algo que es paradójico: Rousiot llama a la unidad; Sabatella – relegado en su posibilidad de ser el candidato – llama a la unidad; Encuentro Progresista y Popular – en teoría dentro del Frente Todos -, llama a la unidad. Otros sectores del peronismo viedmense – representados en Cerone, o Anselmo, o en Cullumilla, o en Martínez -, llaman a la unidad.

Todos llaman a la unidad…. pero no se juntan. Se ve que la lima raspa y raspa.

Por el lado del radicalismo – que participará de la elección en conjunto con la Democracia Cristiana en la alianza Somos Viedma; ídem. Meta ajuste y escalímetro.

Hasta ahora, el único que estaría cumpliendo con lo que dijo que iba a hacer sería García Pinasco. Él planteó desde el vamos la necesidad de una interna; y expresó la voluntad de participar. La concejal Genoveva Molinari se sumó a ese espacio en los últimos días, blanqueando de una vez por todas sus diferencias con el ala radical que conduce el municipio. Foulkes y Pedro Sánchez por su parte, al no lograr acordar con el concejal Massaccessi, fueron a a buscar al ex vicegobernador Mario De Rege; pero éste habría sido impugnado porque no reúne el tiempo necesario como afiliado al partido para para integrar las listas. De confirmarse esto último, el oficialismo deberá buscar candidato. ¿Será Pedro Sánchez? ¿Intentarán convencer a Massaccessi? ¿Será una mujer? Ajustes que le llaman…

Quienes en apariencia tiene la pieza a nivel y en calibre, son los de Juntos Somos Río Negro. Pedro Pesatti no pelea su candidatura con nadie, y nada cómodo en el río revuelto. Es más, se rumorea que tras el acuerdo “secreto” – y del que nunca nadie sospechó (perdonará el lector la ironía) -, con el pichettismo y de allí al macrismo, se especula que el concejal Massaccessi podría formar parte de la nómina de JSRN… A esta altura todo puede ser.

¿Qué nos queda por abordar? El Pro y CCAri, presentaron su alianza sin los radicales: Juntos por el Cambio Viedma, y tendrían candidato. También el Frente de Izquierdas presentaría su lista. Después, Favio Igoldi bajó su candidatura, atento a que su destitución en el Poder Judicial lo inhabilitaría a ejercer la función pública según la Carta Orgánica Municipal. Otras figuras que manifestaron intenciones de participar, o no encontraron sello partidario que los respalde, o analizaron no presentarse. Río, de los Odarda – Montecino Odarda, también debe definir que hará.

Restaría saber si Mario Sabatella relanzaría su candidatura por un partido vecinalista; y sí Encuentro Progresista y Popular participaría con su propia lista, en caso de no acordar con el sector de Rousiot.

El ingeniero de toda esta mecánica, o es un genio o es un caradura irresponsable. Por tanto, de acá al lunes 12 de agosto – faltan dos semanas -, salvo que el acontecer sea ineludible, no volveremos a tocar el tema electoral de la Capital por mero respeto al lector: eso de andar tirando imprecisiones a la marchanta no es profesional y mucho menos periodístico.

Dejemos que limen asperezas y ajusten calibres y niveles. Todo sea porque la pinza, el martillo o lo que resulte, tenga buena confección y temple. De otra forma, no será una buena herramienta para el futuro de la ciudad; y el gobierno resultante será fruto de la rosca. 

Pero eso, es materia de otro taller.