Molinari a García Larraburu: “Tenemos que defender el lugar histórico de Viedma”
28 septiembre, 2019
Mario De Rege en el Autódromo Ciudad de Viedma: “Con esta actividad tenemos la gran oportunidad de mostrarle a la gente que nos visita todo lo que tenemos para el turismo”
29 septiembre, 2019
Compartir

Durante la tarde del sábado 28, los candidatos a la Intendencia de Viedma se presentaron en el Campus de la Sede Atlántica de la Universidad Nacional de Río Negro. La convocatoria de dicha casa de estudios, organizaciones d ella sociedad civil y de las fuerzas políticas participantes, fue promocionada como “Viedma Debate 2019”.

Sin embargo, el “debate” estuvo ausente. Más bien se trató de una exposición ordenada de cada candidato sobre los ejes planteados, y consensuados de antemano entre las fuerzas. A esa especie de oxímoron, más allá de algún “tiro” por elevación de algún candidato sobre otro, respondió asimismo a las actuales “reglas” que establecen la “buena comunicación y convivencia política”.

Viene a cuento caer en la redundancia: la ciencia política observaría que los candidatos, a la hora de elegir entre el conflicto – entendido como la discusión inteligente de posturas y proyectos contrapuestos -, y el consenso – acordar una agenda de ejes abstractos que luego se desarrollarán con cierto “cuidado” evitando malos entendidos -; los candidatos, eligieron por éste último.

Antes de continuar, vale destacar el correcto rol de la coordinación y los moderadores del evento; todos conocidos periodistas del medio local. Sin fisuras; respetando y estableciendo los límites pautados en el reglamento.

Sigamos… El “debate” fue planteado en tres grandes ejes: “visión de la ciudad”; “propuestas de gobierno” y “así será mí gestión”. No desarrollaremos aquí minuciosamente cada una de las exposiciones. Aunque sí hubo dos grupos claramente diferenciados: los que montan algún “caballo de comisario” y los que la “corren de atrás”.

Dentro del primer lote comenzaremos con el candidato del oficialismo municipal; la continuidad del signo político que gobierna la ciudad ininterrumpidamente desde 2007: Mario De Rege. El ex vicegobernador y funcionario de las gestiones radicales en el gobierno provincial, basó sus intervenciones en el “orden y eficiencia” que mantiene el municipio en cuanto a sus cuentas y prestación de servicios. Apeló a una Viedma turística, y a ésta actividad como la principal industria local hacia el futuro; junto con las mejores necesarias en el sistema de recolección de residuos urbanos y la “generación de lotes sociales”.

Por su parte, el Vicegobernador de la provincia y legislador electo por Juntos Somos Río Negro, Pedro Pesatti, planteó sus intervenciones respetando la línea discursiva que mantiene la gestión de Weretineck. Es decir, planteando la consolidación de la capitalidad de la ciudad a partir de los ejes de integración provincial y bregando por la correcta prestación de los servicios públicos locales.

La candidata del Frente de Todos y actual presidente del Consejo Deliberante, Evelyn Rousiot, fue tal vez la más confrontativa de todos los participantes dentro de los parámetros mencionados más arriba. La Concejala apeló a que la figura del Intendente recupere el rol protagónico y que encabece en sí mismo las gestiones y problemáticas que aquejan a la Capital provincial. Por supuesto; la candidata uso de buena forma, la casi segura victoria del Frente que representa a nivel nacional, y “marcó la cancha” respecto del posicionamiento que tendría su gestión en referencia al gobierno provincial: sus alocuciones se encargaron de destacar la situación en la que se encuentra Viedma luego de doce años de gobiernos radicales, y la incidencia que en ellos tuvieron las últimas gestiones provinciales encabezadas por Weretilneck.

En el segundo grupo – los que la “corren de atrás” -, se encuadró en primer lugar el legislador Mario Sabatella por el PAR. El candidato hizo especial referencia al relegamiento de Viedma en la incidencia política a nivel provincial a pesar de su rol formal de ciudad Capital. Asimismo, apeló al “sentido común” del “buen vecino trabajador”, de cara a atender problemáticas como la vivienda, las artes y deportes, servicios públicos; y se distinguió por ser quién más rescató el rol que el IDEVI debe tener para el futuro de la ciudad y la región (vale aclarar aquí que Rousiot también se refirió al tema , aunque más solapadamente).

El candidato que menos presencia viene teniendo en la publicidad de campaña, Roy Rowe, quién destacó en reiteradas oportunidades, sobre la austeridad en la difusión de sus propuestas y su condición de “Partido nuevo”; fue quién tuvo las posturas más conservadoras. Rowe, hizo girar sus intervenciones en torno a la “bien entendida“ eficiencia y eficacia en el uso y destino de los recursos municipales, proponiendo un examen previo de la planta de trabajadores y circuitos reales de gestión municipal. Una vez conocidas esas condiciones, su gestión giraría en torno a ordenar la ciudad en materia de tránsito, residuos, transparencia en las cuentas, y resolución de los conflictos en materia acceso a la tierra y la vivienda.

Por último, Matías Chironi, representando a Encuentro Progresista y Popular y uno de los referentes del Partido Nuevo Encuentro, planteó la propuesta de su espacio, en cuatro pilares, todos basados prioritariamente en los postulados de la verdadera participación popular, democrática, equitativa y con respeto fundamental a las diversidades. Los pilares, podríamos resumirlos de la siguiente manera y obedeciendo a la “agenda” de temas que viene manifestando los espacios progresistas de todo el país: el compromiso con el ambiente, el rol activo y protagónico de la juventud; la economía popular y las PyMEs; y la mirada feminista como filón transversal a toda la propuesta.

Para cerrar, es oportuna la reflexión del editorialista: no hubo grandes sorpresas o decepciones en el no-debate. Sin embargo le faltó “pimienta” a la cosa. Ambos grupos se mostraron como pudieron. El de jinetes de caballos oficiales, estuvieron encorsetados en su rol de candidatos pero representantes de gestiones vigentes. Aquí corría con mayor ventaja y capacidad de maniobra, Evelyn Rousiot; pero dado el contexto reinante, no deja de ser la candidato del ya-casi-seguro-futuro oficialismo nacional.

Los otros tres, en realidad, trataron de ser lo más elocuentes posible, dentro de lo que les permitió el marco y el contenido de sus propuestas. Claro quedó que tanto Sabatella como Chironi apuestan a captar el voto peronista clasemediero-barrial en el caso del primero; y en el segundo, a los votantes adeptos a las causas con mayor contenido popular-progresista. Rowe en cambio, intentará reunir el voto más conservador y decepcionado con las políticas del oficialismo municipal.

Más allá de lo que dicen algunas encuestas, no está nada definido. Cosa que hace interesante al panorama. Viedma está ante las puertas de su elección más importante de los últimos treinta años. Esperemos que la oportunidad no sea desaprovechada.

Zona de los archivos adjuntos