Vargas: “Es muy posible que en mayo estemos todos recibiendo una bolsita de alimentos del Estado”

La Unter puso sus hoteles a disposición del Ministerio de Salud
28 abril, 2020
Huzack: “Se puede salir en un aislamiento activo”
30 abril, 2020
Compartir

Durante la mañana de Radio UNO Viedma, Roberto Vargas, Secretario General del gremio que nuclea a los trabajadores hoteleros y gastronómicos en la zona Atlántica, conversó con el magazine “UNO para todos”, acerca del impacto y las repercusiones del aislamiento social obligatorio en el ambiente sindical y en los trabajadores en general.

“Tenemos que buscar los consensos” afirmó el dirigente. “Cargar las tintas a algún sector no tiene mucho sentido. Las centrales sindicales habían sacado un comunicado responsabilizando al Estado de Río Negro por las situaciones que ocurren. Este es un problema al que el mundo no le puede dar solución. No se puede salir por radio criticando a gente que está haciendo lo imposible, porque nadie quiere que haya más contagios. Sabemos todo lo que el Gobierno está haciendo y los intendentes también. Pero si esto sigue así, a mediados de mayo, todos estaremos recibiendo la bolsita de alimentos, porque la cosa está muy mal. La situación es terminal. Ni en 2001 pasamos por lo que estamos pasando”; sentenció Vargas.

“Ya va a haber tiempo para agarrarnos de los pelos. Primero salgamos de esta emergencia de salud, del problema social, del problema económico; y ya habrá tiempo para discutir la política y todo lo que hay que discutir. Posicionarse desde un lugar de comodidad a tirar piedras yo no lo comparto, pero cada uno sabe lo que hace”, dijo el dirigente.

En simultáneo con FM Piltri de El Bolsón, Vargas relató que cuando se desató la pandemia de COVID-19, “nuestro sector fue el primero en caer; y seguramente será lo último en levantarse todo lo que tiene que ver con el turismo la hotelería y la gastronomía. Nuestro sector tiene 45 mil empresas en todo el país, de las cuales el 80% son pymes. Y viente mil de ellas para mayo van a cerrar”.

“Como dirigentes sindicales tenemos una profunda desazón. Estamos muy tristes. No tenemos respuestas para dar. No nos sirve salir a despotricar contra otro. Hoy no sabemos quién cobra mañana o quién se queda afuera. Con el acuerdo entre el Gobierno, la UIA y la CGT, se firma un certificado de defunción de todas las empresas con trabajadores suspendidos. Entonces yo quisiera pensar en cómo será la temporada, pero no puedo porque la situación me pasa por arriba. Trabajadores, familias enteras que no tienen comida; trabajadores que están con lo justo; una provincia que económicamente no está bien, le cuesta y le va seguir costando. Hay bajado entre el 40 y 60% las coparticipaciones, y a los municipios les pasa lo mismo, y es toda una cadena”, analizó Vargas.

Agregó además que “Río Negro tiene la experiencia de 1995 cuando quedamos afuera del clering porque por seis meses no pagaron los sueldos de la administración pública. Eso rompió todo el sistema. En el 2001 mal o bien pudimos seguir trabajando. Pero ahora no; nadie trabaja. Los empleados de la construcción es tremendo cómo están. Hace 45 días que no pueden llevar algo para la casa. La situación es muy compleja. Hay un gran porcentaje de la gente de a pie, que sale todos los días a cortar el pasto, a arreglar un techo, a hacer reparaciones, y esa gente es un montón que ahora no está recibiendo nada. Los que tienen trabajo, los chicos de la UOCRA o los gastronómicos, tampoco están recibiendo nada. Los gastronómicos de Bariloche que están esperando la temporada, no la van a tener. Y la gente del Alto que todos los años espera la temporada, este año no la van a tener y son 40 o 50 mil personas”; aseguró.

Respecto al futuro de la actividad turística, Vargas consideró que en los centros turísticos donde hubo infectados habrá un alto impacto. “Le manifesté al compañero Pedro Pesatti – Intendente de Viedma-, que no deje entrar a nadie a El Cóndor; como tampoco deberían dejar que ingresen a Las Grutas. En la Comarca Andina debe pasar lo mismo. Si no tenemos casos de coronavirus, es probable que en la temporada lo podamos vender mejor al destino. Sino, la gente lo piensa dos veces. Va a tener mucho impacto el turismo rural porque el turista va a buscar lugares dónde no haya conglomerados de gente y amontonamiento. Nadie va a poder entrar o salir del país además”.

Respecto de la situación de las entidades gremiales, el dirigente detalló que la obra social de los gastronómicos recaudó durante el último mes el 85% menos de lo habitual: “nosotros debemos pagar prestaciones a clínicas y sanatorios. El Hospital Güemes en Capital, al cual derivamos gente de todo el país, nos insume 120 millones de pesos mensuales. Somos empleadores, tenemos dos mil empleados entre médicos, administrativos y dirigentes. Estamos al borde del quiebre del sistema de salud. Hemos puesto 1.000 camas de nuestros hoteles a disposición del Estado argentino porque la realidad es esta”; concluyó Vargas.