Como militante de un espacio joven, que enarbola como uno de sus principios fundamentales no hablar mal de los demás ni reducir la discusión política al plano personal o de las personas, poniendo siempre el eje de todo diálogo en el debate de las ideas, expreso mi solidaridad con nuestro vicegobernador, Pedro Pesatti, quien ha sido objeto de una acción que merece el repudio generalizado de nuestra fuerza política.

Al mismo tiempo, considero que deberán tomarse decisiones que reparen el daño ocasionado a la persona de Pedro Pesatti y de nuestro partido porque no será gratuito el costo que deberemos pagar por una conducta que no imagino aislada sino producto de un errado empoderamiento a un funcionario que claramente deshonra desde el primer día el cargo que le fue confiado y que equipara a su propio y bajo nivel, desde el punto de vista cualitativo, a quien es responsable del ministerio donde se ha venido desempeñando como segundo jerárquico.

Son muchas las acciones que se vienen acumulando en los últimos tiempos para lesionar la figura de nuestro vicegobernador, una suerte de piedra en el zapato para quienes parecieran aspirar a un encuentro con el macrismo para hacer una alianza que instantáneamente haría volar en mil pedazos el sueño que Alberto y Pedro pusieron en marcha para construir la provincia que merecemos tener todos los rionegrinos.

Por esa razón hago público este pronunciamiento y ratifico mi solidaridad con el compañero Pedro Pesatti para que conductas bizarras, promiscuas y dañinas dejden de prosperar en cualquier sitio donde Juntos tiene responsabilidades políticas e institucionales.

No hay comentarios

Dejar una respuesta