El Bloque PAR propone el “voto seguro”
23 julio, 2021
Domingo: “Lo que vamos a defender en el Congreso son los intereses de los ríonegrinos”
26 julio, 2021
Compartir

La frase “cortito y al pie” es una expresión del ámbito futbolero. Un pase cortito, sin muchas vueltas, que nos devuelva la tranquilidad de saber que somos nosotros quienes vamos llevando la pelota. Es un pase seguro, sin riesgos de perder el balón. Es decir, “cortito y al pie” es hablar de “va a venir seguro”. Y así, en modo “seguro que va a venir”, hay varios candidatos de la política que ensayan sus gambetas con pases que parecieran darles seguridad, confiando que esos pasos los lleven a meterla en la red y sentarse en la tan ansiada banca de diputados.

Pero hoy, sólo vamos a analizar algunos de los jugadores ya oficializados de los partidos mayoritarios, que incluso aseguran que son ellos quienes se quedarán con las bancas. Hablamos de Juntos Somos Río Negro y del Frente de Todos. Cabe aclarar que nosotros creemos que los “anti” también tienen posibilidades de quedarse con una. Nos parece que no son muchos pero sí lo suficiente para tener un núcleo duro ‘en contra de’. ¿Anti qué?, se preguntarán ustedes: Anti-todo, pero básicamente anti-kirchneristas (como símbolo de estar en contra de las políticas nacionales y populares). En este otro caso, hablamos del partido Juntos por el Cambio.

Vayamos a lo nuestro, ¿empezamos por los candidatos del oficialismo provincial? Si hacemos uno por semana, tenemos tiempo de ir analizando su comportamiento y el de los partidos políticos que respaldan las candidaturas. Si observamos a Juntos, podemos asegurar que entró a la cancha con el pie izquierdo: la candidata titular, segunda en la lista (nos referimos a Mercedes Iberó), por ser nueva en este juego, cometió de entrada algunos errores de debutante. Pero no toda la culpa es de ella, aunque la buena voluntad del amateur muchas veces te manda igual al banco.

Seamos más claros, como medio de comunicación, hemos mantenido contacto asiduo con la Secretaria de Políticas Públicas de Salud de Río Negro y su desempeño en ese rol la hizo estar en contacto con la prensa, pero esa inercia de juego con pases cortitos y al pie no la dejan ver los errores que ya comenzó a cometer en este nuevo juego. Tal es así que le pedimos una entrevista radial en el marco de su candidatura. Y, como siempre, atenta y predispuesta, nos contestó ese mismo día que sí pero que nos contactáramos con X persona para coordinar la nota. Y, para nuestra sorpresa, el número de teléfono coincidía con el de una persona de prensa del Ministerio de Salud.

“¿Y?” -dirán algunos-, “es muy capciosa, la lectura que están haciendo. Así no vale”. Puede ser, querido lector, pero por las dudas, no hicimos la nota ya que no vamos a ser cómplices de usar al Estado para la campaña de un partido político. Y, aunque sabemos que el conductor de nuestros periodísticos radiales, Rubén Torres, tampoco “orina agua bendita”, en esa no se prende. Ya que si consentimos, todos seríamos cómplices de algo que no se debe hacer. Pero bueno, sabemos que Mechi lo hace de inocente por su falta de experiencia, por no saber de qué se trata este mundo de la política y no tener un equipo a la altura de las circunstancias que sí distinga que no es lo mismo ser funcionario que político. Ya que, errores como estos ensucian la buena reputación y pueden manchar una vida de valores y principios. Por eso, como diría el gran Bilardo, “no confunda champán con Gatorei, señorita”.

Sigamos con Agustín Domingo que antes del sábado era como ‘nuestro mejor amigo’. Todos decíamos: si llega, va a ser un gran diputado. Perfil bajo, humilde, amable, siempre bien predispuesto pero… Sí, siempre hay un ‘pero’ (Igual, en estas primeras editoriales, sólo vamos a mirar lo malo de todos los candidatos. Como saben, es más fácil mirar los defectos que las virtudes, y más si son ajenas).

En fin, todos decíamos eso pero resulta que el gran técnico de la política anda escaso de “técnicas” y ya está repitiendo las tácticas “cortitas y al pie” de otros. Y, sin hacer futurología, vemos la primera muestra: sí, al igual que su mentor, ya tomó distancia. ¿De quién? De todos (y no nos referimos al Frente de Todos, aunque también de ellos, en los momentos que les convenga), sino de todos nosotros, los que estamos detrás de la línea de juego o sentados en la tribuna. Ya ven, frecuentemente lo entrevistábamos en nuestras radios para hablar de economía, es más, hasta pensábamos llamarlo para saludarlo el 20 de julio pero lo ungieron con la candidatura el sábado 17 y repitió el mismo pase que se juega en la política: lo llamás por teléfono para pedirle una nota y, si no cambiaron el número de celular (al cual accedés haciendo una tarea de rastreo y logística), te mandan un mensaje con un “te paso el número de fulano y coordinás con él”. Y, aclaremos algo, no nos llama la atención que use la receta de derivar los pedidos de la prensa hacia otro lado, nos llama la atención el cambio de actitud tan repentino que lo ubica en el rango de lo políticamente incorrecto como candidato. Convengamos que tampoco apoyamos las interminables excusas de algunos pero un mensaje que no nos lleve hacia los clichés donde uno cae tan fácil como decir “ya se subió al poni”, estaría muy bueno.

¿Es que nadie les ayuda a entender a los candidatos que relacionarse con los medios de comunicación es una forma de acercarse a la ciudadanía? En fin, pensamos que sería un diputado accesible, la hinchada le hacía el aguante pero ascendió y… ya está, ya mostró su juego: si llega a ser diputado, será uno que no atenderá ni recibirá a nadie, tampoco tendrá contacto con la prensa para llegar a los que lo hayan votado. Al menos, esa es la primera barrera que dejó entrever.

Además, nos preguntamos: ¿quién lo asesora?¡Ponerlo a declarar cosas fuertes como hizo esta semana! ¡A criticar los fracasos de los partidos políticos nacionales, aludiendo al Peronismo y al tema Mascardi! Son declaraciones con fallas argumentativas porque, “si no fuera por cada auxilio económico de nuestro Gobierno Nacional peronista”, como afirmó más de una vez Torres en el periodístico de la mañana, “nuestra provincia estaría incendiada”. Sí, nos pese o no, hay que reconocerlo: fue la plata de Nación y los nuevos plazos gestionados por Arabela, lo que nos aliviaron del gran endeudamiento en dólares que mantiene nuestra provincia (y que él mismo Domingo promovió en su momento como ministro). Si no hay una autocrítica, entonces hay que elegir bien qué temas van a ser los caballitos de batalla de la campaña porque los viejos pases, de factura, “cortitos y al pie” no siempre funcionan como uno lo espera.

Pero, aclaremos, el problema de la falta de memoria y autocrítica es un mal generalizado en Juntos. Sólo basta recordar cómo los trabajadores de salud no sólo tuvieron que luchar contra el covid, sino salir a hacer paro en plena pandemia por un trato laboral y sueldos dignos; cómo renunciaron algunos Directores y Jefes de Hospitales; cómo los respiradores que se compraron para la provincia estuvieron en la aduana más tiempo de lo necesario, cómo el sistema de vacunación se desordenó y después te decían “los que tengan una dosis, pasen no más con el carnecito de vacunación”, porque ni siquiera eso podían coordinar técnicamente… y aún así, en Juntos, especulan con añadir votos poniendo a alguien que ahora suma a los trabajadores del estado para llevar adelante su candidatura. Sí, es así de grave: una candidata usando personal estatal para llevar adelante su campaña.

Pero, no los juzgamos, porque nosotros también especulamos con los números de las encuestas en territorio que señalan que tan sólo entre Viedma y El Bolsón (no incluye ciudades aledañas, ni alcance en web) sumamos una audiencia radial matutina de 25.000 oyentes. Y nos preguntamos, cómo hacer para incrementar no sólo ese número sino generar una audiencia activa y crítica en su mayoría. Supongamos que, en el peor de los casos, si de esos 25.000, tan sólo la mitad nos escucha atentamente y presta atención en lo que decimos, y de esos 12.500, sólo la mitad está de acuerdo con nuestras opiniones, y de esos 6250 oyentes, sólo la mitad cambia su humor a la hora de votar de tanto escuchar los debates en nuestras emisoras, entonces habrán 3125 ciudadanos que sabrán muy bien por qué van a hacer lo que harán a la hora de votar. Claro, lo que no sabemos es si esos 3125 serán siempre los mismos, porque la audiencia se renueva y crece cada día.

Y, si estamos equivocados, querido lector, estamos dispuestos a escucharlos. Como les dijimos, en esta etapa sólo hay críticas porque Juntos eligió candidaturas que nos remiten a la debilidad en el ámbito de la Salud y la Economía (como dijimos, el mérito es del personal de Salud y de la ayuda de Nación). Pero no descartamos el seguir esperando algo bueno mientras vamos pasando por el tamiz crítico al Frente de Todos. Quizá alguien nos cuente cuál es el fuerte de estos candidatos o qué pueden aportar al pueblo rionegrino. O cómo quedaron las aguas internas de Juntos Somos Río Negro, cuando a pesar de haber cosechado el apoyo de dos Intendentes de peso, Bruno Pogliano no recibió el apoyo del Senador Weretilnek para la candidatura (dejando al Intendente de El Bolsón con una sensación de “destrato”, según afirmó un alto funcionario de Juntos, y a los otros dos Intendentes, nos referimos a Gustavo Gennuso y Adrián Casadei, de Bariloche y San Antonio, en falsa escuadra ante toda la provincia). En fin, quizá se animen a contarnos los propios protagonistas y dejen de una vez, la vieja receta “cortita y al pie” de negar cualquier trascendido por más que lo grite la tribuna entera.