Un argentino nos cuenta cómo es pasar la cuarentena en Alemania

Alejandro Marinao: “la declaración de ‘desastre’ es muy atinada”
1 julio, 2020
Juan Martín: “El Estado no está para la timba financiera”
1 julio, 2020
Compartir

César Mussi es un argentino que actualmente trabaja y estudia en Munich, Alemania. En diálogo con Rubén Torres para Radio Uno de Viedma y FM Piltri de El Bolsón, habló acerca de su vida en el país europeo, en el marco de la pandemia.

P: ¿Cómo es tu día normalmente en estos tiempos de pandemia?

R: Actualmente encerrado, más allá de que podemos salir con los cuidados de distanciamiento. Estoy abocado 100% a mi tésis y a mis finales, para ver si me recibo, que rindo todo en 15 días.

P: ¿Antes estabas trabajando?

R: Si, tenía un contrato de tipo monotributista en el correo alemán a tiempo parcial. Trabajé también en el aeropuerto de Munich, lo dejé en febrero de este año.

P: ¿Cualquiera de estos trabajos ahora son considerados de riesgo?

R: Sí, efectivamente. La última semana ya estábamos usando barbijos y cambiar algunas reglas para tener cuidados, como evitar el contacto con los clientes. En el correo, cuando entregábamos paquete, el cliente tenía que firmar. Y cuando, empezó esto, ya no era necesaria la firma de los clientes, solo poníamos su nombre.

P: ¿Te acordás la fecha en que se empezó a usar barbijos?

R: Sí, más o menos a fines de marzo.

P: ¿Se sabe algo de Argentina allá, o pasa desapercibida?

R: Para ser sincero, pasa bastante desapercibida. Sí se comenta que es uno de los países que mejor lleva la cuarentena en Sudamérica. Hubo un informe muy relevante de la revista Times, que destacaba al país por el manejo de la pandemia.

P: Desde tu visión, ¿cuál es la sensación que te genera la situación de Argentina?

R: Estoy bastante preocupado, porque tengo a mi familia y mis amigos allá. Soy consciente que el sistema sanitario de Argentina no es bueno como acá, y tengo miedo que colapse. Ahora veo que hacen las cosas bien, pero tengo miedo por la gente. Incluso acá en Alemania no cumplen con las reglas, no usan barbijos o no respetan las distancias, sobre todo la gente más joven.

P: ¿Cómo está el número de casos y la relación entre contagiados y fallecidos en Alemania?

R: Actualmente estamos en los 192 mil casos, de los cuales hay 175 mil recuperados y hay 9 mil muertos.

P: Si ves noticias, ¿qué otras cosas más habituales del mundo están presentes?

R: Los medios están muy concentrados en lo que es la Unión Europea. Hay un panorama mundial, pero están más preocupados sobre cómo reactivar la cuestión económica.

P: ¿Cómo se ve a España e Italia desde allá?

R: Se los ve desde una visión crítica, que no supieron manejar la situación y cerrar las fronteras a tempo y se es colapsó el sistema sanitario, al igual que Inglaterra. La apuesta más importante de Merkel, junto con Macrón es desembolsar 130 billones de euros para insertar en el mercado y reactivar la economía.

P: ¿Se notó la frustración en la economía en Alemania?

R: Sí. Quizás tiene más respaldo porque tiene más reservas que otros países. Pero sí, se ha caído la economía significativamente. De hecho, el partido de Ángela Merkel tiene una política de hace años, llamada el Cero Negro, en la cual el Estado no gasta un euro de más ni de menos de lo que recibe en gasto público. Debido a esta pandemia, va a hacer la primera vez que van a romper con esta política de este préstamo, para darle a la maquinita y ayudar a las empresas. Le compraron, por ejemplo, acciones a Lufthansa que es la aerolínea de bandera acá hasta que se recupere y la empresa le pueda comprar las acciones.

P: ¿Extrañas y tenés ganas de volver?

R: La situación te pone más sensible y te hace pensar que lo importante son los afectos y te dan ganas de ir. Cuando lo ves menos impulsivamente, querés esperar un poco porque sabés que Argentina venía de un proceso muy malo económicamente y ahora se le suma la pandemia. Entonces ir sin tener un proyecto real de cómo trabajar allá, lo hace más complicado. Me gustaría colaborar en un proyecto de comunicación y educación allá.