Ser enfermera en el Hospital Garrahan

Prevenir la violencia de género desde el autocuidado
28 noviembre, 2019
Pedido de García Larraburu: más conectividad aérea para Río Negro
29 noviembre, 2019
Compartir

Clara Cabral es Licenciada en Enfermería y, desde hace 25 años, se desempeña como enfermera en el Hospital Garrahan  en el Área de Quemados del Hospital Pediátrico Garrahan de la Capital Federal.

En diálogo con FM Piltri, contó qué siente en su tarea cotidiana y cómo es trabajar allí: “ingresé al servicio pocos meses después que se diera apertura al hospital. Amo profundamente esta profesión, y si bien estoy a punto de jubilarme, parte de mi tarea es transmitir la experiencia y el conocimiento a los compañeros más jóvenes para que se queden ocupando nuestros lugares”. Al respecto señaló: “Estoy enormemente orgullosa de la tarea que realizan mis compañeros, es gente muy comprometida y, hoy por hoy, trabajan igual o mejor de lo que yo lo hago. La confianza y el cariño que nos une al realizar cada tarea se ve más allá del profesionalismo que tienen.”

Respecto de los pacientes que llegan al hospital, Cabral manifestó: “al Garrahan llegan niños con el 40% de cuerpo con quemaduras o bien, con alto compromiso en su aparato respiratorio a partir de la inhalación de humo”.

Específicamente sobre los que llegan del interior del país, dijo que: “los chicos llegan en muy mal estado a causa de los tratamientos iniciales o no adecuados, cosa que luego les dejan secuelas de por vida. De todas maneras, hoy la tecnología y las facilidades de comunicación hacen que hayamos podido mejorar muchísimo, porque los hospitales de las provincias poseen comunicación permanente con nosotros, y la facilidad para enviar fotos o imágenes es muy importante. Cada tratamiento debe tener en cuenta los porcentajes de quemaduras u otras lesiones, porque puede haber una falla inicial que derive en problemas multiorgánicos por falta de reposición hídrica que es lo más importante al principio de los tratamientos con quemados”.

“El Garrahan cuenta con un equipo multidisciplinario especial de quemados, que lo integramos además de enfermeros, cirujanos, terapistas, kinesiólogos y nutricionistas que trabajan como un engranaje. Es muy importante que cada profesional trabaje con el paciente desde el inicio mismo del tratamiento y no en etapas posteriores. Al tratarse de niños, también el tratamiento tiene el abordaje hacia la familia o los cuidadores que los acompañan”; se explayó Cabral.

Finalmente, agregó que el Garrahan recibe muchas derivaciones; aunque ya existen otros establecimientos que también atienden con el debido asesoramiento, casos severos como el Hospital de Niños de La Plata y el Hospital del Quemado en la Capital: “Al Garrahan llegan niños con el 40% del cuerpo comprometido por quemaduras, o los que deben ser asistidos por respiradores mecánicos”.