Sandra Oyarzo, una madre que exige justicia por su hijo

Urgente pedido de los argentinos varados en Australia
18 junio, 2020
Néstor Ayuelef: “El PJ en Río Negro es lamentable”
18 junio, 2020
Compartir

Sandra Oyarzo madre de Mauricio Burgos, quien fue asesinado el 7 de junio de 2017 por los hermanos Karim y Brahian Millao, habló con Rubén Torres para Radio Uno y FM Piltri sobre la marcha que realizará este jueves en el Concejo Deliberante de El Bolsón, en un nuevo reclamo de justicia por su hijo.

“Ya cumplimos tres años del asesinato de mi hijo y todavía estoy pidiendo justicia”, dijo Sandra. “A los Millao ya les llegó la condena firme desde Viedma y acá todavía los vemos libres, siguen robando en Lago Puelo y pegándole a la gente. ¿Qué está esperando la justicia, que maten a alguien más?”, se preguntó.

“También tenemos miedo de que se escapen, y por eso estamos haciendo esta marcha”, explicó Sandra. “Tengo que seguir luchando, porque los quiero ver presos.  Nosotros somos las víctimas y no tenemos ningún respaldo”, exclamó.

El hecho ocurrió el 7 de junio de 2017, por la madrugada, en el predio de rugby “Los Jabalíes” en Ruta 40 norte de El Bolsón. El homicidio, según lo indicado, fue cometido a través de golpes de puño, patadas y piedras. La muerte de Burgos se produjo por hundimiento de masa encefálica. “Karim y Brahian Millao hicieron una masacre con mi hijo”, dijo Sandra.

“Él tenía 24 años, era muy querido, adoraba la vida, le daba todo a sus amigos” recordó Sandra. “A él le fueron a robar y yo estoy enojada porque en la causa no figura ese robo” dijo y apuntó contra Calcagno, el juez que llevó adelante la causa: “Ese señor fue muy injusto con el caso de mi hijo. Hubo muchos testigos, el tiró todas las pelotas en contra y defendió a esos dos asesinos. Yo abrí la causa de mi hijo, sino iba a quedar en la nada, porque ya la habían archivado”.

“Yo voy a trabajar y veo a los padres de Millao en el colectivo, riéndose y gozando, porque hasta tienen el lujo de irse a los bailes”, dijo Sandra “Las veces que he hablado con el fiscal Arrien, le pedí que los encierre aunque sea en su casa, no queremos verlos en la calle, pero ni eso tenemos. Salen de fiscalía como si mandaran en el pueblo. Estamos totalmente desamparados”.