Río Negro participó del Plenario del Consejo Federal de Salud en Corrientes
13 julio, 2019
Bariloche y el Cerro Catedral se preparan para un evento de escala mundial
14 julio, 2019
Compartir

Era esperable. Resta saber si sólo de doblarán o finalmente se quiebran. Vamos a resumir: luego de el anuncio de la convocatoria a elecciones municipales en la Capital rionegrina para el domingo 6 de octubre saltaron a la luz las diferencias.

En los últimos días, las más elocuentes surgieron del lado del – por el momento – Frente Todos, donde confluyen el Partido Justicialista, Nuevo Encuentro, el Partido Socialista, Río, y al menos una docena de agrupaciones y signos políticos afines.

¿Qué sucedió? Simple; se reemplazó la política por los Estatutos. Se supone que la representación de un frente electoral, donde confluyen varios partidos, no debe depender de los condicionantes reglamentarios de uno solo de sus miembros, aunque éste sea el más numeroso. El Partido Justicialista en este caso.

Sin embargo, y aparentemente, al día de hoy estaría primando la letra a la militancia. El justicialismo local convocó a internas partidarias, sólo para afiliados y agrupaciones “certificadas” por las autoridades Partido. No estarían convocados los sellos aliados. Resulta poco probable que luego de la compulsa entre afiliados; la lista ganadora incluya en la misma a los derrotados y a los representantes de las otras fuerzas que componen el Frente Todos.

Así, durante la semana, y todos siendo muy cautos, avisaron que la conducción del justicialismo, no les dan lugar de participación en la interna, se presentarán directamente a la elección de octubre “por afuera”. Claramente, las posibilidades de victoria en las urnas decrece significativamente.

Por el lado del oficialismo, también hubo movimiento. Luego de anunciar la convocatoria para el 6 de octubre, el Intendente Foulkes le dio la bendición al Concejal Massaccessi para que lo suceda en el sillón municipal.

Automáticamente, otro de los pre-candidatos por el espacio, José Luís García Pinasco, salió al cruce diciendo que no le teme a la interna, en caso que se fuese convocada. Es más, hoy por hoy, una interna lo legitimaría como pre-candidato. También el actual Secretarío de Gobierno municipal, Pedro Sánchez, hizo saber sus intenciones de participar.

Sin embargo, lo que parecía ser la comidilla de la interna de Cambiemos – hoy Juntos por el Cambio -, ahora aparentemente es sólo un problema de los radicales. Porque el CC ARI local y el PRO viedmense, anunciaron que presentarán lista y que ésta llevará como candidata a Intendenta a Ofelia Stupenengo.

La decisión emanó de la supuesta iniciativa del radicalismo de ir con lista propia a los comicios. Determinación que la UCR tomó, a partir del conflicto desatado por el armado de las listas para Diputados y Senadores nacionales. Secuela de la integración de Pichetto al armado macrista.

¿Qué podemos decirle al lector/ra? Qué a río revuelto ganancia de pescadores. Pero ojo: que a todo océano revuelto le sigue el mar de fondo.

La primera metáfora siempre corresponde a los “vivos”, los baqueanos y los oportunistas. La segunda, indica que una vez agitado el lecho marino, lo que estaba por arriba o se hunde o desaparece.

La rosca seguirá un tiempito más. Tenga paciencia.