Nicolás Rochás: “Los contratos PPP son una fiesta para los banqueros”

Roberto Díaz: “Lo más importante de la Ley de Alquileres es que va a regular los precios”
10 junio, 2020
Rodrigo Vicente: “El regreso a las tareas debe hacerse de forma gradual”
11 junio, 2020
Compartir

El legislador del Frente de Todos, Nicolás Rochás, es uno de los impulsores de la derogación de la Ley Nº 5278, que establece la adhesión de Río Negro a la norma nacional que propicia los contratos de Participación Público Privada (PPP), y por la cual las obras públicas se financian mediante endeudamiento privado. Entrevistado por Rubén Torres para Radio Uno de Viedma y Fm Piltri de El Bolsón, el legislador declaró lo siguiente:

P: ¿De qué se tratan los contratos PPP?

R: Es una ley que rechazamos desde el primer momento en la Legislatura. Estos contratos son de Participación Pública Privada. Fueron un invento del gobierno de Mauricio, que pretendía que el Estado no se haga más cargo de las obras públicas, y que las obras de entidad sean realizadas con financiamiento de bancos privados, a los cuales el Estado posteriormente les iba a devolver el dinero.  Era una fiesta para los banqueros, pagada con el bolsillo de los trabajadores.

P: Para aclararle a los oyentes, ¿qué es lo malo de todo esto?

R: Que los bancos no ponían la plata. El banco iba a tomar deuda para hacer una obra pública, y si la obra no se hacía, el Estado tenía que cubrir la deuda del privado. Eso se averiguó por denuncias de fraude en otros lugares del mundo, donde este sistema había fracasado muchos años antes de que Macri pretendiera instalarlo en el país. Nosotros lo advertíamos y decíamos que en un contexto como el de Argentina, ni siquiera se iba a poder poner en práctica. Y así fue. Los pocos contratos que pretendieron hacer, tuvieron que ser cancelados por inexistencia de financiamiento. Y además, poner a un banco a tomar crédito afuera para realizar obra pública que le corresponde al Estado terminó de modo errático y equívoco. Se tomaron los créditos para obras que no se hicieron y el Estado quedó como garante para compensar lo que no se hizo.

P: ¿Es parecido al Plan Castello?

R: Lo que tienen en común es que no es el Estado construyendo, sino haciéndose cargo de la deuda externa. Lo que cambia es que el Plan Castello fue un endeudamiento directo que el Estado rionegrino tomó, sometiendo un crédito que debe ser pagado en moneda extranjera, y que a dos años ya se confiesa la imposibilidad de pagarlo. A diferencia del Castello, en las PPP, el endeudamiento venía de parte de privados, lo que es peor. Pese a nuestras advertencias, el gobierno de Weretilneck adhirió a esta Ley.

P: ¿Estos contratos se pusieron en práctica en la provincia?

R: En principio, no. Por eso nosotros para borrar del espectro jurídico de la provincia estas malas normas, lo que estamos proponiendo es la derogación misma de la ley que adhería a esta norma nacional.

P: Al respecto, ¿pudieron tener un diálogo con el gobierno provincial?

R: Este tema no es nuevo. Juntos Somos Río Negro ya sabe cuál es nuestro posicionamiento político al respecto y conocen los daños que han generado estas normas. Estos proyectos les hacen replantear que no estábamos equivocados y son una invitación al diálogo. La gobernadora con las expresiones que ha tenido, estaría revisando la posición ideológica que tenía su gobierno. Ojalá lo pueda ver.

P: ¿Es momento de presentar este proyecto en esta época de pandemia?

R: Una cosa no quita la otra. Este proyecto no tiene la prioridad de las necesidades sanitaristas, pero esto no nos priva de pensar en el proyecto de provincia que queremos y en qué políticas económicas queremos apostar. Y que la salida de la pandemia va a requerir esfuerzos de todos. Nos merecemos un debate de estas ideas.

P: ¿Cómo ve el bloque el accionar del gobierno provincial ante la pandemia?

R: Desde el punto de vista sanitarista, que no es mi especialidad, no puedo aportar mucho. En todo caso, expreso el deseo de que sean acertadas las medidas que se están llevando adelante y que este virus pueda ser manejado de la forma más eficaz y eficiente.