Marcos Herrero dio detalles sobre la búsqueda de Facundo Astudillo Castro

Referente de Las Huayteka denuncia la expulsión de 15 familias de El Foyel
27 julio, 2020
La legisladora María Liliana Gemignani y la ley de donación de plasma
29 julio, 2020
Compartir

En la mañana de Radio Uno de Viedma y FM Piltri de El Bolsón, Marcos Herrero conversó con Rubén Torres sobre el trabajo que está realizando en la búsqueda de pistas para saber que pasó con Facundo Astudillo Castro.

Consultado sobre cuáles fueron las actividades de búsqueda en Pedro Luro, Marcos relató que “determinamos un trabajo de esta etapa que fue de común acuerdo, si bien se sabe por los medios periodísticos lo que fue el allanamiento a comisaría de Buratovich y luego en Bahía Blanca, trabajé en específico sobre los vehículos secuestrados y ahora estoy a la espera de un tercer allanamiento. Calculo que será en las próximas horas en lo que sería la unidad de Origone. Y después se esperan medidas dependiendo de lo que la señora la jueza determine como nuevas medidas” señaló Marcos Herrero.

Respecto a cuáles fueron los primeros pasos al llegar al lugar donde se presume que sucedieron los hechos, Marcos explicó que “al llegar al lugar trabajamos en tres etapas. La Policía Federal está en ese fuero (ya es conocido que la policía bonaerense fue apartada). De hecho se trabajó con los primeros perros del recurso canino de la Policía Federal, el reconocido K9 de Punta Alta y, por último de mi persona”, sostuvo Marcos.

Según los resultados que se van teniendo en los allanamientos, “en lo que es la unidad de Buratovich, no hubo ningún elemento de la persona de Facundo más allá que se sugirió que se había encontrado una mochila. Eso lo hablamos personalmente, me llamo la atención a mí y no el perro. Y esto fue en un fogón donde habían elementos quemados y, si bien la mochila era de marca Wilson, era totalmente diferente y de hecho en esa situación se encontraba Cristina y todo fue filmado. Estaba también personal bonaerense y, de hecho, todas las actas son filmadas. Si bien, me llamó la atención como perito de parte, ratifico que eso resultó negativo” concluyó Marcos Herrero.

Sobre la segunda, contó: “nos dirigimos a un fuero federal para trabajar en unos vehículos que son reconocidos: los dos famosos patrulleros de la bonaerense y un tercer auto (un corsa clásico) que si bien es de un empleado personal de la policía bonaerense, había actuado de forma civil. Se usó el mismo proceder en las tres mismas etapas y no hubo ninguna marcación respecto a los vehículos ni cuando paso a mi persona. Esto lo aclaro para diferenciar cómo trabajo yo cuando digo “autonomía”: es que el perro trabaja suelto, yo solamente le doy una orden de búsqueda y el perro empieza a trabajar” especificó Marcos.

El fundamento más importante de lo que le da giro a una causa”, según Herrero, es que “yo le di una toma olor y cuando hablo de toma olor, es una pertenencia, una ropa de Facundo aportada por su propia madre Cristina” Señalando que después de la toma de olor de tres minutos y luego una de dos y a su orden, el perro empezó a trabajar con total autonomía. Si bien inspeccionó y trabajó sobre el corsa, él lo descartaría porque “el perro trabajó sobre el baúl, se sacaron unos elementos como cartones que serían la parte de una alfombra y el perro no le dio atención. Si bien entró y salió de la parte delantera del auto y la de atrás, yo descarto este corsa clásico” manifestó Marcos.

Respecto a los otros dos vehículos, explicó que “el perro concentró su atención en la famosa camioneta donde se ve a Facundo de espaldas sobre este móvil, o patrullero bonaerense en el cual también había un policía bonaerense y su mochila Wilson. Acá el perro saltó hacia arriba expresándolo de esta manera. Trabajó sobre la caja de la camioneta, lo inspeccionó. De hecho había una cubierta de auxilio y le pedimos al empleado federal si la podía correr y, el perro hizo una marcación ladrando sobre la parte izquierda y la parte derecha. De hecho, es así por que lo avala la foto, por que estuvo en ese patrullero”, relató Herrero.

“En la camioneta de Origone, el perro sólo concentra su atención nuevamente en la caja: empieza a girar a gemir y a rascar pero la mayor atención la da sobre la parte delantera sobre lo que es la parte del torpedo, la parte de los pedales donde están los frenos y demás la parte de abajo y lo que es el volante. Y lo que tuvo más impacto más allá de los ladridos es que el perro empieza a ladrar y a morder en la parte del pliegue y cobertor de asiento hasta que llega a la goma espuma y, es bien sabido que la espuma auspicia de absorbente, en el fondo se veía a primera vista manchas hemáticas, de sangre” concluyó Marcos Herrero, remarcando que en estas patrullas bonaerenses el perro marcó precisamente que habían indicios de Facundo Astudillo Castro.