Fulbito (Los Ángeles de Cappa y los candidatos a Intendente por Viedma)

Ahora el Hospital Zatti también es Centro de Captación de Donantes de Médula Ósea
13 septiembre, 2019
Todo listo para celebrar el Día de la Primavera en Viedma
16 septiembre, 2019
Compartir

Difícil de olvidar el Huracán de Cappa. Una década atrás, una sólida defensa que arrancaba con Bolatti en el medio campo y cuatro o cinco atorrantes arriba, desplegaron durante el Torneo Clausura 2009, una forma de jugar a la pelota que sólo se ve en potreros. Frescos, rápidos, ocurrentes, inesperados.

Sin embargo, “Los Ángeles de Cappa” no fueron campeones. Todavía se oyen los ruidos del bombeo sufrido ante Vélez en el último partido. Pero, ¿a qué amante del buen fobal no le gustaba ese Huracán? Imposible olvidar a Pastore, Defederico, Nieto, Toranzo, Díaz, el “Maestrico” González. Una pinturita…

La que viene pintoresca y apasionante también, es la elección a Intendente de la Capital rionegrina: jingles, propaladoras, bombas de papel, bicicletas, gorros, banderas, vinchas; lindas pibas, bonitos muchachos y excelentes propuestas.

¿Vale votar a todos? Perdón; ¿a todes? (a ver si el lector interpreta que el editorialista tira para un sector en detrimento de los demás).

Estaría bueno que el próximo gobierno municipal de Viedma sea una especie de ”Liga de la Justicia”, dónde el equipo de gobierno esté conformado por todos los candidatos a Intendente y sus colaboradores directos.

¿Saben por qué? Porque uno no sabe con quién quedarse: son todes buenos, divinos, solidarios y empáticos con el vecino. Se muestran preocupados ante las problemáticas más gruesas de la ciudad; ante su postergación histórica; ante su desigualdad creciente, galopante y estructural. Usan las palabras correctas; son ecologistas; feministas; cariñosos con los niños; cándidos con los abuelos; dulces con los animalitos; deconstruidos y condescendientes con los “ocasionales rivales electorales”…

… fulbito; puro y duro. Cansador también. Tanta buena onda da que pensar, ya que estamos en una ciudad dónde sólo se sobrevive del empleo público y sus actividades subsidiarias y afines. Dónde hace décadas que no se planifican producciones agropecuarias sostenibles que al menos garanticen el 50% de la actividad laboral que necesita una región con casi 120 mil habitantes (incluimos en la proyección a Carmen de Patagones, San Javier, Guardia Mitre y General Conesa).

Una región dónde las industrias textiles y alimenticias fueron fundidas adrede; y dónde hace más décadas todavía, que no se mecanizan piezas con una escala respetable para la potencialidad industrial que tiene la Patagonia.

Sin embargo, los candidatos siguen meta tiki-tiki; salen jugando; taquito inocente en mitad de cancha; nadie raspa, todes sonríen… fulbito.

Las propuestas de todes son muy buenas: preocupación por el acceso a la tierra y a la vivienda; correcto funcionamiento del transporte público y la recolección de residuos; la seguridad; la contención social hacia los más desprotegidos. Todes le darán un valor preponderante a la mujer… Todes harán valer la condición de capitalidad de la ciudad ante el Gobierno provincial y el resto de las ciudades rionegrinas. Algo así como el grito de “¡acá estamos nosotros!”; pero con buena onda.

Está claro que son grossos todes. Pero todavía ninguno explicó cómo van a hacer para realizar las políticas que proponen. No piense mal el lector: no es por desconocimiento, chantada, vagancia o deshonestidad. Las estrategia de campaña (todes usan la misma), consiste en no abrumar al vecino con explicaciones aburridas y técnicas. Eso es catenaccio. ¡Para qué amargarse, si amarga es la vida! Estamos en la era de las series por internet, entonces hay que ir largando data de a poquito. Fulbito, fulbito. Aplauso, medalla y beso.

Usted vecino viedmense no se preocupe; ya van a largar prenda. Mientras tanto aproveche. Ahora que empiezan los días lindos, seguro que organizan mateadas barriales, carreras de embolsados, subidas al palo enjabonado, campeonatos de sapo, free style a cielo abierto, peloteros para los muchachitos, caminatas por el río (para salvarlo), y otro montón de movidas así de copadas…

Hay mucho para observar. ¡Y eso que la campaña recién empezó! Hay que ver cómo evoluciona de cara al 6 de octubre, ¿no?

Pero todo aparenta que no habrá grandes revelaciones electorales, y que la disputa estará cruzada por la coyuntura nacional, provincial y local. Justamente eso es lo que la hace interesante a la campaña viedmense…

Bueno… ahora viene la columna editorial en serio… 

Siete listas se postulan para gobernar la ciudad. En concreto ninguna dijo nada aún; sólo sonrisas. Expliquen las propuestas muchachas y muchachos. Basta de títulos, photoshop y propagandas de shampoo. Dejen de hacer fulbito y respeten a la gente.

Son tiempos complicados. El caldo hierve. Jueguen seriamente y a la altura de las circunstancias.