por Federico Montes de Oca: El gran Roberto Galan fue uno de los idolos populares que dejo su legado televisivo y del cual muchos hoy hacen su circo.
Roberto Galán fijaba la fecha de su nacimiento el 21 de febrero de 1917. Aunque ya en 1934 era un locutor famoso. Había estado en Radio el Mundo y después llegó a ser jefe de locutores en Radio Belgrano, en donde conoció a la actriz Eva Duarte. Amigo personal del Coronel Perón, organizando un acto en el estadio Luna Park cuenta la leyenda que ubicó a Evita en un asiento contiguo a Perón, presentándolos a manera de cupido.

Hizo de todo. Fue gremialista, fundó la Sociedad Argentina de Locutores (SAL) y supo cantar tangos en París y Brasil. Vendió películas argentinas en Argelia y fue dueño de una boite en Río de Janeiro, en Brasil.

El animador televisivo, apenas si habría conocido a su madre, quien murió cuando él tenía 4 años. De ella sólo tenía un recuerdo: una foto que le habían sacado de vacaciones en la ciudad de Villa María, en Córdoba.

Su aparición televisiva fue en el año 1963, cuando condujo y produjo el primero de sus ciclos exitosos, “Remates musicales”, que era emitido por Canal 9 y luego por Canal 13.
En 1969 comenzó en Teleonce (Canal 11) el ciclo “Galanterias” un programa con participación de la gente que luego paso a llamarse “Si lo sabe Cante”. Ahí no había que cumplir ningún sueño, tampoco había famosos dando lastima, ni votos del público por mensajes de texto. Lo que sí había era un premio espectacular “El canario” y una medalla para el triunfador, el publico elegía al ganador con los aplausos y las secretarias eran el condimento ideal para que el programa fuera un éxito de audiencia, muchos almuerzos familiares se sintieron acompañados escuchando los talentos, buenos, malos y horribles, que desfilaban por el programa.

La clásica melodía de “Si lo sabe cante, si lo sabe cante, si lo sabe cante, cante con Galán”, competía en popularidad con la que decía “hay que besarse más, hay que besarse más”. La coreografía de la primera incluía un pasito hacia un lado y el otro, con un pequeño balanceo, moviendo las manos y, quizás, haciendo palmas…mientras que cuando arrancaban las notas de la segunda, los muchachos y las señoras grandes aprovechaban para ligar algún beso.

El beso de las secretarias, creo, era el más preciado trofeo para cualquier joven que ansiaba salir en tele, Jorgelina Aranda, Angeles Cudos, Gladys Mancini, Dorita Delgado, Mabel Manzotti. Las nombraban y el coro decía “ya está aquí”, ellas ayudaban a pedido de Roberto a los cantantes timidos con besos y arrumacos.

Las tres secretarias salen de su camarín, avanzan unos metros y entran al estudio. Son las 12:26. Hay gente hasta el techo. Se anuncia la llegada de Galán, Ro-ber-to, Ro-ber-to. Entra y hay una ovación. La gente está contenta de verdad. Galán está más allá de todo, con una calma no ya profesional sino espiritual. En uno de los lados del estudio Alicia, su joven y atractiva mujer, coordina el programa.

El éxito histórico del programa se debe a una intuición de su conductor, pero también a la pasión popular por el karaoke que en esos tiempos ni se conocía. Los participantes son gente que le creyó a la esposa o a los amigos que cantaban bien y tuvieron su minuto de fama.

Galán, que tenía entre sus hobbies coleccionar caballitos en miniatura, releía en forma constante su libro más querido, “Don Segundo Sombra”, de Ricardo Güiraldes.

En 1970 participo en el elenco de la película “Pasión dominguera” junto a Jorge Porcel, Luis Tasca, Fidel Pintos, Perla Caron, Nestor Fabian, Palito Ortega, Ringo Bonavena, Jorge Salcedo, Marty Cosens y gran elenco. Película que no fue estrenada comercialmente.

En noviembre de 1971 puso en el aire el más festejado y controvertido de sus programas televisivos, “Yo me quiero casar, ¿y usted?” El ciclo, que alcanzó alguna vez 65 puntos de rating, se le ocurrió una mañana, cuando leyó en un diario que un tal Tomasito pedía una esposa, en un aviso clasificado. La ilusión de mucha gente sola se vio realizada por medio de este programa, como olvidar la pareja de enanos, los gorditos, los abuelitos y todos los que encontraron el amor gracias a Roberto.

Galán fue un reconocido hincha de San Lorenzo, amante de Carlos Gardel y Duke Ellington. Y bromeaba con su adicción a la vitamina E que, decía, le permitía mantenerse en carrera en cuestiones íntimas.

Roberto tenia una única hija, Florencia Galán, quien luego le diera sus nietos Sol, de 7 años, y Pablo de 5, Florencia era hija de una de sus cinco ex esposas, Inés “Galleta” Miguens.

En la decada del 80 cuando la televisión porteña se olvido de Roberto y sus creaciones, el canal 5 de Rosario fue su nueva casa y allí volvió a seducir a su teleaudiencia con su tradicional “Si lo sabe cante”, aprovechando el éxito se produjeron giras por el interior de la provincia de Santa Fe y provincias vecinas.

A Roberto le habían detectado hace años un cáncer de próstata. Pero ante los amigos y conocidos, prefirió mantener en secreto, hasta cuando pudo. Murió en compañía de su última esposa desde hacia 16 años, Alicia Passeri, que había sido productora en sus programas. Con ella había optado, durante muchos años, vivir en casas separadas, aunque el último tiempo estaban juntos en su vivienda del barrio de Palermo.
El 9 de Noviembre de 2000 a los 83 años muere el animador televisivo, cantante, publicitario, dueño de boliches y alguna vez secretario personal del general Perón. Roberto Galán.

Murió a las 19, y poco después, a las 20, se había decidido que la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, a través de una rápida resolución de su vicepresidente, Jorge Enríquez, dispusiera del Salón Montevideo para su velatorio, que comenzó pasadas las 22 horas.

Rara jugada del destino, fue sepultado, cuando se festejaba en todo el país el “Día de la Tradición”.

ROBERTO GALAN UNO DE LOS GRANDES ANIMADORES DE NUESTRA RADIO Y TELEVISIÓN…UN COMPAÑERO PERONISTA…!!! PRESENTE ROBERTO…!!!

No hay comentarios

Dejar una respuesta