La Resolución Conjunta 4-E firmada entre los ministerios de Energía y Producción y publicada el 2 de enero pasado en el Boletín Oficial (ver bibliografía) catalogó como “proyectos críticos” a los desarrollos eólicos enmarcados en las rondas 1.0 y 1.5 del Programa RenovAr, permitiéndoles así, importar a arancel cero aerogeneradores de potencia superior a 700 MW. Como lo había anticipado este Observatorio en sendos informes, los ambiciosos y desbalanceados objetivos del programa “verde” oficialista son únicamente realizables extranjerización tecnológica mediante desde que resulta imposible para la industria local fabricar siquiera la mitad de la potencia a ser instalada en equipos y componentes electromecánicos requeridos y realizar luego los correspondientes montajes e instalaciones en menos de 2 años. A pesar de comprometerse hace escasos meses atrás a llevar a cabo un “abordaje distinto de las insuficiencias” en relación a la poca participación que tuvo la industria nacional en el RenovAr y de haber insinuado dar de baja la exención que regía hasta el 31 de diciembre de 2017 sobre las importaciones foráneas, la administración macrista comenzó el 2018 asentándole otro durísimo golpe -quizás definitivo- a la industria y el empleo argentinos vinculados al sector de las energías renovables.

La Resolución 4-E y los “proyectos críticos”
El mismo día que el Presidente Macri visitó el Parque Eólico Rawson, los ministerios de Energía y Producción firmaron la Resolución Conjunta 4-E por la cual todos los desarrollos eólicos enmarcados en las dos primeras dos rondas del RenovAr (1.0 y 1.5) quedaron automáticamente catalogados como “Proyectos Críticos”.

Con esto -explica el citado documento- se exime “del pago del derecho de importación y de las tasas de estadística y comprobación a la importación para consumo de las mercaderías nuevas y no producidas en el país, destinadas a obras de infraestructura cuyo objeto constituya, entre otros casos, la generación de energía eléctrica”.

En otras palabras, la Resolución 4-E dispone el “arancel cero” para la importación de aerogeneradores de potencia mayor a los 700 MW, equipos que hasta el momento no se producen en el país y que contaban con una alícuota de importación del 14%.

No hay comentarios

Dejar una respuesta