Falleció el Intendente de Viedma, José Luís Foulkes
17 agosto, 2019
Comenzó la reconverión a LED del alumbrado público, para beneficiar más de 200 cuadras de la ciudad
20 agosto, 2019
Compartir

Hace una semana atrás, pocos esperaban el resultado de las PASO y la contundente victoria del Frente de Todos en el tramo presidencial. En Río Negro, asimismo, había una mayor expectativa respecto del tramo que elegía candidatos a Senadores para octubre, la fecha designada para la “primera vuelta”.

Desde Juntos Somos Río Negro, se esperaba una mejor cosecha del Gobernador Weretilneck en dicho tramo. La imagen tenía su fundamento: la sucesión de excelentes elecciones que vino haciendo JSRN durante los que va de 2019; y el alto nivel de instalación que posee en la provincia el oficialismo.

Sin embargo, las urnas no transmitieron lo mismo. El legislador López tuvo luego declaraciones poco felices, aludiendo al supuesto desconocimiento de los electores rionegrinos para votar. Luego el edil se refirió a que había causado mucha confusión el “corte de boleta”. Los dichos fueron cuasi calcados a los argumentados por el Presidente Mauricio Macri en la “improvisada” conferencia de prensa del lunes 12, donde fue acompañado por el Senador – y candidato al Vicepresidente – Miguel Ángel Pichetto. Pero Macri fue más burdo y rayando lo antidemocrático.

Tal vez lo que pasó y que casi nadie se animó a admitirlo en los medios, fue la alta exposición del Gobernador apoyando a la fórmula macrista. Allí se aseguraron varias cosas: los que no estaban de acuerdo con Weretilneck y/o Juntos por el Cambio, votaron sin dudar a Doñate-Larraburu. De allí que ésta dupla levantó el porcentaje obtenido por Soria-Odarda el 7 de abril (44% contra 34%). En la misma línea, Weretilneck “perdió”casi 23 puntos (52,62% contra 29,95%).

Recordemos, hasta prácticamente una semana antes, la “candidata” no era Arabella Carreras sino el mismísimo Alberto Weretilneck con su pretensión de re-reelección.

En el tramos para Diputados, actuó el “arrastre”. El Frente de Todos se mantuvo el porcentaje del 44%, mientras que el oficialismo rionegrino y la expresión macrista se repartieron el segundo y tercer lugar con 23% y 14% respectivamente.

Todo indica que de mantenerse el panorama para el 27 de octubre, Weretilneck sería electo Senador y Di Giácomo Diputado nacional. El partido provincial llegaría al Congreso, pero el trago seguiría siendo amargo. Tanto el Gobernador como Macri y Pichetto, necesitarían una victoria provincial o una elección más cercana respecto del Frente de Todos.

Sin embargo, si nos remitimos a la actividad del Gobernador ésta semana , daría la sensación que habría comenzado la “operación despegue”, tratando de separarse para la opinión pública de la dupla presidencial oficialista.

Pero no le estaría saliendo tan bien la cosa. Con la devaluación del 23% ocurrida sólo entre lunes y martes por propia decisión presidencial, era esperable que los gremios estatales se manifestaran en favor de una reajuste de las negociaciones paritarias cerradas diez días antes. No era para menos: en una jornada, habían perdido el equivalente a casi tres acuerdos salariales.

Inoportunamente, Weretilneck argumentó que las pautas salariales no se revisarían hasta el plazo establecido, o sea, octubre. La cercanía con Chubut y el pago escalonado/retrasado/salteado a los trabajadores estatales, no hace mejor al contexto actual. Además, Chubut no es la única provincia con problemas: La Rioja, disfrazando el pago en cuotas, abona “la quincenita”, luego de un primer pago parcial.

Las medidas sobre el sector hidrocarburífero adoptadas por el Estado Nacional, complican también panorama, habida cuenta que al congelarse los precios, también se congelan los montos de las regalías petroleras e impuestos provinciales. La clave en esto, es que las provincias petroleras esperaban una “disparada” del barril nacional, cosa que hace subir las cifras antes mencionadas y por ende las regalías. Por supuesto, el objetivo es “oxigenar” las castigadas cuentas y saldos. Para el ciudadano, las promesas de una buena temporada y el Plan Castello – que parece venir bien para todo-.

En el camino, cerró la última tomatera que quedaba abierta en Choele Choel (y en la provincia); y trascartón, Macri sacó el IVA a algunos artículos alimenticios de la canasta básica. Parte de lo recaudado por ese impuesto va a la coparticipación federal. Fondos que las provincias no recibirían nuevamente hasta 2020.

Por lo tanto, y para ir poniéndole el moño al año electoral 2019, queda la expectativa del resultado presidencial y algunas intendencias; principalmente Bariloche, Villa Regina y Viedma. Más allá del resultado, esos cuatro llamados son fundamentales para el “clima” que recibirá Carreras en diciembre. Ahora hay espacios que “le ganan” a la lista verde en Río Negro y el traspaso está a la vuelta de la esquina.