Conmovedor relato de una vecina de El Bolsón repatriada desde Chile

Por sentimiento y convicción nacional
5 julio, 2020
Mercedes Iberó: “Jamás hablé de ese tema”
6 julio, 2020
Compartir

Silvia Vallejo, oriunda de Chile, vive en El Bolsón desde hace más de 30 años. En marzo, tuvo que ir al país vecino, a raíz del fallecimiento de su hermana. Quedó varada cuando se decretó la cuarentena y tardó tres meses en poder volver a Argentina. En diálogo con Rubén Torres para Radio Uno de Viedma y FM Piltri de El Bolsón, Silvia habló sobre el complicado regreso y la situación que se vive en Chile, en el marco de la pandemia.

“Viajé el 4 de marzo a Chile, a Valdivia, donde estuve un mes y medio porque se complicó cuando pusieron la cuarentena con un toque de queda que empezaba a las 19. Nadie podía salir, el que estaba afuera iba preso”, contó Silvia.

La vecina relató que la situación en Chile estaba muy complicada, por el alto nivel de contagios registrados desde el inicio de la pandemia. “Le dieron más importancia a lo material, el bolsillo. A la vida la dejaron para lo último. Por eso, Chile tiene tantos contagiados”, aseguró.

El país vecino tampoco atraviesa un buen momento económico según lo dicho por Silvia: “Argentina está bien, porque se puede vivir todavía. En Chile hay mucha escasez, la gente está sin trabajo y con el problema del virus, a la gente que está contagiada no le importa nada. En los hospitales todo es privado y todo se paga”.

Silvia reveló que el largo viaje a casa fue muy angustiante. “Me llamaron del Consulado Argentino para hacer los trámites en Puerto Montt. Tuve que pasar tres barreras de sanidad, con personas que me llevaban en un vehículo particular. Me hicieron optar de hacer la cuarentena en mi hogar o hacerla en Buenos Aires. Mi hija tuvo que mandar un mail al Consulado para que se compruebe que vivo en El Bolsón”, relató.

El 25 de mayo, Silvia viajo desde Puerto Montt hasta la aduana de Pino Hachado donde, con un líquido, desinfectaron el colectivo y a los pasajeros y donde se cambiaron de barbijos. La vecina destacó el recibimiento de parte de la aduana argentina. “Hubo mucha emoción y nos esperaban a todos con café, agua y turrones. Fue un hermoso gesto”, dijo Silvia.

En la aduana argentina había 3 colectivos que iban a Bariloche, a Buenos Aires y a Cipoletti. Para evitar contagios Silvia viajó en el que iba a Cipoletti. “Tuve que ir hasta allá. Y después me trajeron hasta El Bolsón, donde me dejaron en la Caminera, a la entrada del pueblo”.

El esposo de Silvia, Alfonso, agregó que allí le tomaron la temperatura. “Antes de ir a la casa, fuimos al hospital, donde le hicieron unos análisis”, dijo. “Nos pusimos los dos en cuarentena 14 días. Desde el Hospital venían una o dos veces por semana. Después de los 14 días, se levantó la cuarentena y se hizo vida normal”.

Alfonso también opinó acerca de la situación chilena. “Se empeoraron allá”, dijo. “Hay mucha escasez, mucha cesantía. A mi hijo le ofrecieron un trabajo de seguridad en un hospital. Y no lo recibió porque ocho trabajadores de seguridad se contagiaron y les allanaron sus casas. Para hacer control, hay que pagar”. “Siempre le agradezco al pueblo argentino que nos abrió las puertas y nos dio trabajo y paz”, manifestó.