Arriola: “No hubo ningún reclamo concreto, fue todo agresión”

Rivero: “No tenemos contagios en Campo Grande”
9 abril, 2021
Viedma invita a apadrinar espacios públicos
12 abril, 2021
Compartir

El secretario de Gobierno y Hacienda de la Municipalidad de Cinco Saltos, Dante Arriola, dio algunos detalles de los incidentes entre ATE y la policía por la toma del corralón municipal. “Esto fue un ataque institucional”, dijo el funcionario, quien reveló en su relato que empleados municipales y efectivos policiales resultaron heridos y hospitalizados. “Fueron momentos difíciles y tristes”, manifestó en diálogo con Rubén Torres para FM Piltri de El Bolsón y Radio Uno de Viedma.

“El día lunes a las 5 y media de la mañana un grupo de integrantes de ATE bloquearon y tomaron el corralón del municipio, evitando que pudiéramos realizar las tareas de recolección de residuos, barrido e ingreso de alimentos a la localidad con la gravedad que implica en el marco pandemia”, contó Arriola.

“Ellos irrumpieron a media mañana en la oficina de Recursos Humanos del Área de Personal, sacaron a los trabajadores y los obligaron a dejar el lugar. Es ahí donde me informan y, cuando voy, empiezan a aparecer manifestantes por todos lados, que comenzaron a hostigarme y a golpearme”, relató el funcionario municipal. “Paralelamente ingresan a los galpones, al mismo tiempo que tres efectivos policiales, que estaban sin armas y fueron golpeados por lo manifestantes. Ante esa situación toman intervención otros efectivo que estaban armados”.

“La gente de ATE estaba rompiendo todo y atacando a los trabajadores. A uno de los policías le abrieron el chaleco antibalas y le vaciaron un termo de agua hirviendo el pecho. Al comisario le quebraron la muñeca con un caño, además de que le fisuraron el tobillo y una costilla”, indicó el funcionario.

“En esa batalla campal, otro grupo se metió al municipio y tomó por asalto el despacho de la intendenta”, dijo Arriola. Entraron bastante fuera de si, de manera violenta, golpeando e insultando a todos. Entre ellos no había trabajadores municipales. Había unos 4 o 5 delegados de ATE y el resto gente de afuera de la localidad. No hubo ningún reclamo concreto, fue todo agresión”.