Pese al esfuerzo de los padres y alumnos que manifestaron su voluntad para la búsqueda de una solución definitiva y seria a las pésimas condiciones edilicias del establecimiento, los representantes del gobierno provincial se negaron a dialogar y solicitaron suprimir las futuras audiencias de conciliación.

El legislador Nicolás Rochas (FpV), lamentó la postura de los funcionarios y sostuvo: “es una vergüenza que los representantes de Weretilneck, compartan con él su desprecio por la educación”-y agregó- “Solo así se puede comprender la forma irresponsable con que rechazan la petición de una comunidad que solo vela por condiciones dignas para la educación de los jóvenes”.

En lo respecta al amparo, ahora resolverá el Juez Leandro Oyola, “si hace lugar o rechaza la imprudente y desatinada postura de los emisarios del gobierno” puntualizó Rochas y concluyó “esperamos que la Justicia no avale semejante dislate y se pueda escuchar a una comunidad educativa que se encuentra harta que le mientan”.

No hay comentarios

Dejar una respuesta