Fabián Pilquinao, un exitoso intendente peronista
9 octubre, 2020
Di Giacomo propone beneficiar a toda la Patagonia prorrogando por 20 años la Ley Ovina
13 octubre, 2020
Compartir

Y sí, querido lector, para muchos esas materias eran los cucos de la escuela. Y escuchar esa frase en boca del profesor quien invocaba tu apellido como previa a darte la mala noticia, era sentir también el nerviosismo de no saber cómo avisarlo en tu casa. Ni hablar en pensar en la reacción y discurso parental que nos esperaba post aviso. Más alla de la mala experiencia, contar esto hoy parece algo arcaico, ya que la realidad actual es muy diferente (y más aún por la pandemia donde la única adrenalina que sienten los pibes es andar sin barbijo, juntarse con sus ‘amigos, amigas y amigues’ y hacer lo que no es debido esperando que algún adulto que sí tenga ganas de ser adulto, le marque el límite). Pero, por ahora, no entremos en esos temas…

Lo cierto es que, como dicen algunos, las cosas por algo suceden y va llegando fin de año y algunos políticos ya saben que se llevan estas tres a diciembre. Por eso, vamos a repasar algunas de las teorías y postulados a ver si entre todos sacamos una lección:

Ley de signos

La ley de los signos matemáticos nos anticipa “el comportamiento que tendrán los signos que corresponden a cada número positivo o negativo al momento de efectuar cualquier operación de suma, resta, multiplicación o división. Así, al momento de contar o manejar dinero, hacer un balance de alguna cuenta, hacer transformaciones de monedas, calcular medidas, distancias, etc. se hace necesario el uso de esta ley”. Incluso, se aplica en la misma política, como sucedió esta semana con los radicales en Río Negro que sumaban menos más menos y les daba un número positivo.

Claro, sumando a los menos, se cumplía la teoría y aumentaban la fuerza. Gracias, también, a que los medios de comunicación le dimos entidad y fuerza a la idea de que se aliarían con el ARI y el PRO, logrando meterse en la gran discusión del futuro diputado 2021. No obstante, luego de pensarlo un poco, cada radical con el que hablamos (ya sea del comité provincial o el propio vicepresidente del partido y posible candidatiable a diputado, el exitoso Intendente Mariano Lavin) negó que sea un acuerdo cerrado ir con el ARI y el PRO. Pero, en definitiva, sumando menos más menos, al radicalismo le dio positivo, ya que se habló de ellos esta semana y tuvieron bastante prensa.

Ley de Lavoisier

“Nada se pierde, todo se transforma” fue la famosa frase del químico Antoine Lavoisier que, con el tiempo, se convirtió en una sentencia filosófica ya que no sólo sucede en las reacciones químicas de la materia sino con los mismos políticos que van reaccionando y se van reciclando según los ciclos y ecosistemas que integren. Por eso, así como “la materia ni se crea ni se destruye, sólo se transforma ya que sus átomos no desaparecen, sino que simplemente se ordenan de otra manera”, más de un ejemplo aparece en nuestra política rionegrina.  

Claro, no hablamos de los mismos elementos pero, en este último ámbito, más de una combinación sacó chispas y produjo reacciones. Y, aunque a veces no sabemos qué tipo de precipitado ni en dónde van a parar tales reacciones, sí sabemos que en algo va a decantar. Quizá por ese mismo principio reaccionó la dama del lago, quien a pesar de no gustarle los conflictos, esta semana gritó un poco (y ella sólo hace eso antes de las elecciones para asegurarse de que la pongan en lugares seguros).

En fin, lo cierto es que criticó duramente a Magdalena Odarda: “lamentablemente se acomodó detrás de un escritorio y es más lo que resta que lo que suma”, sentenció Silvina García Larraburu, quien desconoce a la titular del INAI ya que se viene reciclando de los tiempos del radicalismo y con Carrió hasta posar en una boleta junto a Martín Soria (es que ahora le conviene el peronismo ya que los tiempos de ser del ARI, de derecha, con Lilita se terminaron por ahora, y decimos “por ahora” porque recordemos que “nada se pierde, todo se transforma”). Pero, pensarla como la única que devino en otra cosa es muy injusto, ya que en la foto posaron dos. Y el peronismo, al aceptarla, ¿en qué mutó? Y los hijos de Soria, ¿en qué transformaron al peronismo? Ah, esos son los enigmas retóricos dignos de Lavoisier que deberíamos dilucidar.  Aunque, a decir verdad, aún queda una parte del peronismo que no especula con los sentimientos y avanza orgulloso defendiendo al gobierno nacional. Uno de esos ejemplos es el Intendente de Sierra Colorada, Fabián Pilquinao. Cabe preguntarnos, entonces qué teoría aplicaría a estos Intendentes, ya que no se llevan ninguna materia.   

Pero, para finalizar queremos decir que sí hubo contestación por parte de Odarda y fue indirecta (seguro a través de algún peón) y el que sí salió perdiendo en esta reacción es el Frente de Todos que dejó a la vista sus internas y rupturas.

Definición de fuerza

En física, “fuerza es todo agente capaz de modificar la cantidad de movimiento o la forma de los materiales, pero no debe confundirse con los conceptos de esfuerzo o de energía”. De la misma manera, en el andar de Juntos Somos Río Negro, las fuerzas se miden constantemente y se distingue el esfuerzo que hace la gobernadora Carreras de la energía que invierte el senador Weretilnek  ¿Querés un ejemplo? El senador pone su energía en buscar, por medio de su gran aliado sindical, un aumento y, casi de improviso, logra que la gobernadora de una suba salarial tremenda a los trabajadores estatales y por ende a los docentes (una de las mejores del país durante la pandemia, siendo Río Negro la única provincia que abrió las paritarias docentes). Pero lo complejo es ver ahora cómo ajustarse el cinturón y de dónde sacar el dinero para pagar. Es decir, a la gobernadora no le queda otra que buscar y contar con la ayuda de  Nación. Claro, pero hay un pequeño dilema: el senador le embarró la cancha, haciendo enojar a todo el arco político del Frente de Todos rionegrino. “No puede ser” –dirán algunos- “¡¿justo ahora que la gobernadora los necesitaba de aliados para ayudar a gestionar cosas para la provincia?!” Lamentablemente, sí. “¡¿Y cómo?!” Bueno, es que a la orden del senador, por medio de su Legislador y Presidente del Bloque de Juntos Somos Río Negro, se avanzó en modificar la ley que elige al Presidente del Ente de Conesa (cargo ocupado hoy por un peronista allegado a la Presidenta del PJ rionegrino). Y, por esa acción que la gobernadora no pudo parar a tiempo, es que ahora están todos los peronistas enojados con Arabela Carreras. Para colmo, poco después, el senador salió a decir que no acompañará al gobierno en su embestida contra la Corte Suprema de Justicia y, desde la Casa Rosada, cada vez miran más raro a Río Negro.

Y Arabela piensa: “¡¿de dónde saco la plata ahora y cómo pago el tremendo aumento que di?!, ¡qué metida de pata! El mejor aumento se lo llevan los políticos. Tengo que buscar una solución que esté a mi alcance. ¡Bien! Primera solución: los políticos desistieron del aumento. Me anoto un poroto. Pero, ahora Salud está enojada y dicen que ATE los dejó de lado. ¡Qué casualidad! Pero no quiero ser mal pensada…” repite en su despacho la gobernadora, mientras sigue haciendo esfuerzos y soporta la presión de médicos, enfermeros y todos los agentes de salud, en el momento en que mayor valor social se les da a estos trabajadores del estado.

Y, “¡qué macana, qué problemas, cuánta casualidad! En física, “fuerza es todo agente capaz de modificar la cantidad de movimiento o la forma de los materiales… esto sería… eee, sería… -balbucea seria en su despacho la gobernadora. “Bueno, habrá que conversar más seguido con el profesor Pesatti. El es profe en letras y…” –piensa la gobernadora- “No, mejor no: más letras no. Ya suficientes mandamos a emitir y endeudar la provincia para salir del paso… Esfuerzo y energía… Mejor buscar otra teoría. Sí, tal vez ese sea el camino: buscar otro paradigma” -se repite Arabela mientras sigue haciendo más esfuerzos para salir adelante.

De esta manera, querido lector, entre las teorías y postulados, llegamos al final del repaso. Y, de más está decir que, en aquellas signaturas pendientes y en las lecciones que no aprendamos ahora, seguiremos cosechando aplazos. Por eso, como sociedad, más vale aprovechar con madurez cada oportunidad y aprender las enseñanzas en tiempo y forma.